Free Ola Bini!
Cypherpunk

Cypherpunk

La prisión del Inca es una prisión que contiene todo tipo de personas. Personas que no pagaron la pensión de alimentos, personas que cometieron fraude, usuarios de drogas recreativas, narcotraficantes, asesinos y yo.

Una cosa que me sorprendió mucho cuando vine aquí fue lo importante que parece ser la religión. Durante los días y las noches, a menudo escuchas una fuerte oración grupal o himnos cristianos, y estas son las mismas personas que podrían haber estado gritando su lealtad a Vatos Locos una hora antes. Las mismas personas que regularmente se meten en peleas violentas. Este contraste es desconcertante e interesante.

Me han preguntado varias veces aquí si soy religioso. Aunque la pregunta se expresa más comúnmente como: "¿tienes fe?". En mi bloque de celdas, varias personas leen la Biblia constantemente y sé que la oración es algo en lo que una gran cantidad de personas confía para sobrellevar sus días.

Entonces, ¿qué respondo? La mayoría de las veces tengo que responder que en Suecia la fe no es muy común y yo soy un sueco bastante común en ese aspecto. A veces respondo: "la ciencia" Otras veces: "el conocimiento" y, a veces: "la ética y la moral" y todas esas cosas son ciertas, al igual que no son la historia completa. Y desde la perspectiva técnica, mi sistema de creencias se corresponde con el de los Cypherpunk. Personalmente me identifico como uno, aunque no es algo que necesariamente haya mencionado mucho.

Ok, entonces vamos a dar un paso atrás. ¿Qué es todo el asunto del Cypherpunk? Como cualquier cosa con la palabra punk en el nombre, hay un elemento de anarquismo en ello y eso significa que proporcionar una explicación autorizada simplemente no es posible. Hay al menos tantas perspectivas sobre el cypherpunk como hay cypherpunks. Entonces, esta es mi propia perspectiva y punto de vista.

Cypherpunks no son realmente un grupo. Es una perspectiva moral, una forma de mirar el mundo. Comenzó a prevalecer en los años 80, cuando la criptografía hizo su transición de los gobiernos a la sociedad civil. Aunque ciertamente hubo personas con una perspectiva cypherpunk mucho antes. Whitfield Diffie es un claro ejemplo.

Cuando la criptografía se volvió más común, comenzó la contra-reacción. Los gobiernos comenzaron a tratar de controlar este conocimiento.

Este conflicto llevó a lo que se llamó la primera Guerra de criptografía (muchas personas, incluido yo, notan que actualmente estamos viviendo la segunda). Durante este período de tiempo, varias personas se unieron. Primero físicamente, y luego digitalmente, discutiendo cómo la criptografía podría ser una herramienta para la liberación, algo que podría usarse para muchas funciones importantes en la sociedad. Pero, para que la criptografía florezca, primero necesitaba que los gobiernos y las autoridades retrocedieran y dejaran de intentar restringirla, y, luego, la gente podría construir estas herramientas.

Muchas ideas importantes surgieron de estas primeras discusiones y personas: la moneda digital (precursora de Bitcoin), las redes mixtas (que condujeron a onion routing y Tor), PGP, sistemas de votación electrónica (no como los que tenemos hoy, no. Dichos sistemas de los que se hablaba proveían muchas más garantías de seguridad) y muchas otras cosas más.

Entonces, ¿cuáles son sus creencias, su marco moral? Por un lado, que el código y la arquitectura son más importantes que las leyes. Las leyes se pueden romper, pero, si construimos nuestros sistemas correctamente, podemos proporcionar garantías reales. El derecho a la privacidad, la seguridad y el anonimato también es una creencia sólida y la idea de que estos derechos pertenecen a todos, no solo a aquellos que pueden pagarlo.

Relacionado con esto, está la desconfianza en la autoridad, no solo la de gobiernos, sino de cualquier otro tipo de autoridad. Eso significa que esos derechos no pueden ser proporcionados solo como derechos legales por mandato. En cambio, estos derechos tienen que ser proporcionados por algo más fuerte: por sistemas criptográficos, implementados y ejecutados librement. Esta es la única forma real por la que, en última instancia, se puede proporcionar una autodeterminación real para todos en el mundo.

Una creencia final: los cypherpunks escriben código. Esto significa justamente lo que dice. Si queremos un mundo mejor, tenemos que asumir la responsabilidad de hacerlo. Tenemos que construirlo nosotros mismos.

/Ola Bini