Free Ola Bini!

Revelar contraseñas

Es la tarde en el bloque de celdas. Las cosas están bastante tranquilas. Fue un largo día. Muchos recibieron visitas de sus abogados, algunos fueron liberados; la mayoría de ellos terminaron su sentencia el jueves, pero el viernes era un día festivo y, debido a la lenta administración, solo fueron liberados hoy, el lunes por la noche.

También tuvimos una nueva llegada. Sucede la mayoría de los días. La rutina es la misma: el "capo" presenta los procedimientos y la mayoría de la gente dice hola, luego se queda sola para ajustarse por un tiempo. La mayoría tiene una expresión aturdida, como si todavía no creen realmente que esto está sucediendo. Algunos lloran, más tarde, en la oscuridad de sus celdas. Recuerdo la sensación cuando llegué por primera vez, creo que me he adaptado, pero todavía no es fácil.

Hace una semana tuvimos una audiencia con el fiscal y las personas forenses técnicas, las personas que están destrozando y diseccionando toda mi vida digital.

Preguntaron si los ayudaría y les daría mis contraseñas voluntariamente, para que pudieran inspeccionar el contenido de todos mis dispositivos. Dije que no.

Decir 'no' es un poco de lujo. En muchas jurisdicciones del mundo, podría haber sido desacatado por la corte al negarme a proporcionar contraseñas. No recuerdo y no tengo acceso a Internet, así que no puedo buscarlo, pero las sentencias para no proporcionar contraseñas pueden ser largas. Aún así, habría dicho que no.

También, a propósito, nunca uso ninguna de las cosas biométricas de fantasía que tiene Apple, por ejemplo, Face ID y Touch ID. No confío en estas tecnologías y, especialmente, Touch ID es complicado desde un punto de vista legal. La mayoría de las jurisdicciones permiten que la fiscalía o la policía tomen tus huellas digitales. Eso significa que puedes ser forzado a desbloquear tu dispositivo, incluso si no eres forzado a entregar tu código de acceso. Lo mismo pasa con el reconocimiento facial.

Hay muchas razones por las que no estoy interesado en someterme a la solicitud de la fiscalía. La primera, y la más simple, es que no reconozco ni acepto su autoridad legal. No han revelado lo que creen que he hecho; cuándo, cómo o dónde. No tienen pruebas y me han encarcelado sin ninguna justificación adecuada. Es una farsa de justicia y cualquiera que tome parte de esta estafa pierde cualquier autoridad legal que de otro modo habría tenido.

No puedo evitar que me encarcelen, pero ciertamente no reconozco su derecho a hacerlo.

Sin embargo, incluso sin esa razón, sería muy difícil para mí cumplir con esa solicitud. Hay dos razones para eso. La primera es que creo en la privacidad como un derecho humano. Eso significa que no puedes simplemente apagarla cuando sea un inconveniente. Es un derecho que debe estar incorporado en los cimientos de nuestra sociedad y, mientras tanto, la vigilancia tanto de las empresas como de los gobiernos se está acercando cada vez más a ser todo poderosos. Lo que tenemos dentro de nuestros cráneos está íntimamente conectado con lo que tenemos en nuestros dispositivos y creo que ahí es donde se debe dibujar la línea.

Pero ¿qué pasa con las personas malas? Esa es la pregunta inmediata que todos hacen. La respuesta es bastante simple. La aplicación de la ley tiene más poder para investigar que nunca en la historia. Eso tendrá que ser suficiente. En los EE. UU., la 4ta enmienda protege contra búsquedas irrazonables y, desde mi perspectiva, la búsqueda a través de dispositivos es claramente irrazonable. Todavía se supone que tenemos una presunción de inocencia.

La otra razón es simple. Mis dispositivos contienen conversaciones con otras personas. Si revelara mis contraseñas, permitiría a la fiscalía ecuatoriana la posibilidad de invadir la privacidad de todos mis amigos, familiares y compañeros de trabajo. Eso, claramente, no es éticamente aceptable. El laboratorio forense ciertamente intentará entrar en mis dispositivos. Probablemente tendrán éxito con algunos, especialmente si usan herramientas del mercado negro o "mercado gris" para los dispositivos de Apple, aunque es probable que sean costosos; pero, al menos, no soy cómplice de esta acción inmoral e ilegal.

Es hora de que establezcamos líneas claras alrededor de nuestras vidas digitales. Si no lo hacemos, los intereses políticos lo harán, y los resultados no serán para nuestro gusto.

6 de mayo de 2019

Ola Bini