Free Ola Bini!

Hoy

Cada vez somos menos aquí. Cuando llegué por primera vez, éramos alrededor de 95 personas y alrededor de 30 que solo venían a dormir. 17 celdas, casi todas destinadas a una sola persona. Ahora somos 24 y unos 20 más durante la noche. La gente sigue siendo liberada. Me alegro por ellos y eso facilita las cosas en el bloque de celdas. Pero me preguntaba si esto sucedería en el resto de la prisión. La respuesta es no.

Aparentemente hay una orden para que no se envíen nuevas personas a mi bloque de celdas. Todos ellos van al bloque de celdas 'La Ronda'. Ese lugar tiene más de 180 reclusos al momento. Está destinado a 80 o 100 prisioneros como máximo. Me gustaría decir que eso es una casualidad. Pero sé que lo hacen por mi culpa. En parte para aislarme. En parte para hacerme más cómodo. Tienen miedo de las investigaciones de derechos humanos. Pero como de costumbre, solo se preocupan por mis derechos.

Hoy han pasado 48 días desde que comenzó esta pesadilla. Hoy fue el peor día hasta ahora. Peor que mi audiencia de apelación. Peor que mi cumpleaños. Peor que el primer día de prisión. Hoy fue mi audiencia de fianza y, si me quedara algo de energía mental, me reiría de la absurda naturaleza de todo ello, pero, por desgracia, no me queda nada.

Tuve pesadillas y dormí horriblemente. No es tan extraño. Estaba nervioso y ansioso. Legalmente, nuestra audiencia de fianza debería haber sido un paseo por el parque, pero sabíamos que debíamos esperar lo peor. Así que estaba preparado; pero aún así, estaba nervioso.

Cada vez que salgo de la prisión, para audiencias o para cuestiones forenses, el procedimiento es el mismo. Alrededor de las 5:20am alguien grita mi nombre desde fuera del bloque. Unos minutos más tarde, un guardia viene y me lleva a la entrada. Me registran, me esposan a otro recluso y luego todos, 10 o 20 de nosotros, somos puestos en un autobús, custodiados por 6-10 soldados de élite penitenciarios. Nos llevan a Flagrancia, donde nos meten en una de las celdas de detención. Luego, esperamos allí desde las 6:15 de la mañana hasta la hora de ir a la audiencia. Es horrible, brutal y mentalmente agotador. Asumo que el propósito es asegurar que los prisioneros estén lo más débiles posible al ver al juez.

Dormí mal por muchas razones. En parte, me preocupaba no despertarme a tiempo. Intento subir cuando los parciales se van a las 5:00 am. Si espero hasta que digan mi nombre, por lo general, no tengo tiempo para vestirme, ir al baño y lavarme los dientes. Hoy me levanté y me preparé y luego esperé y esperé. Nadie vino. Comencé a preocuparme de que volvieran a mover la audiencia. Durante el resto de la mañana, no oí nada. Algunos de mis compañeros presos preguntaron a los guardias, pero nadie sabía nada. Seguí esperando mientras se formaba un doloroso nudo en mi estómago.

Finalmente, a la 1:30 pm alguien vino a buscarme. Pensé que me iban a llevar directamente a la corte. En cambio, me llevaron a una habitación en la oficina con un equipo de videoconferencia torpe. La persona que me llevó allí dijo que el Presidente había ordenado que no pudiera ir a la corte por razones de seguridad.

Esta maniobra significó que no podía ver a la gente hablando. Todavía no sé cuál es la apariencia de mi juez. No pude hablar con mi abogado,aunque es mi derecho, y no pude saludar a mis amigos que me apoyan. Claramente, mantenerme alejado de mis partidarios y de la prensa fue la verdadera razón de este truco sucio.

Como la última vez, mis abogados hicieron un gran trabajo. Como la última vez, el fiscal no tuvo nada relevante. De hecho, tenía incluso menos que antes. Y como la última vez, el juez falló en contra de nosotros, en un descarado desprecio por la ley, el precedente y el procedimiento adecuado.

Dos puntos interesantes. Tanto el fiscal como el juez indicaron que esto es mi culpa por no abrir mis dispositivos cifrados. Eso es un chantaje feo. Y el otro punto es la razón “legal” que dio el juez.

La fiscalía aún no ha especificado el delito que he cometido. Sólo han dicho qué tipo de delito están investigando. El juez dijo que no puedo obtener una fianza porque no puede calcular la cantidad correcta y la razón de ello es que no sabe cuántas víctimas hay.

He luchado contra la depresión en partes de mi vida y está regresando aquí. Más y peor que nunca. Nada se siente digno de hacer. Nada tiene ningún punto. Siento cada vez más que nunca saldré de aquí.

Es como si existieran dos de mí. El regular y la sombra. Y él está susurrando pensamientos oscuros en mi oído todo el tiempo. Cada día es una lucha. Él se está haciendo más fuerte.

Me duele ahora mismo. Tengo una mala migraña. Me duelen la espalda y el cuello. No será posible yacer cómodamente para dormir. Tengo náuseas y me duelen las manos. Sé que esto está en mi cabeza. Pero sigue siendo real.

No estoy seguro de cómo continuar después de hoy. Estoy abrumado y siento que me estoy ahogando.

Usualmente trato de tener algún tipo de tema útil en estas columnas. Hoy no pude hacer eso. Espero que esté bien. Solo quería compartir este día realmente extraño y mis sentimientos.

/O